Flores muertas

Ponferradina, 2; Real Murcia, 0. 
Como si no tuviéramos derecho a tener lugares santos, allí donde algún día fuimos felices (Lugo, Ponferrada) se nos cobra un peaje especialmente cruel por lo disfrutado, y hay flores muertas por todas partes. No queremos ni imaginarnos la escabechina que pueden preparar los dioses si algún día volvemos a jugar en Granada. En Ponferrada los de azul consiguieron algo muy difícil, que es llevarse tres puntos exclusivamente a partir del verbo 'To be', es decir, siendo y estando. Fueron, porque esos jugadores están hechos de un material, en este caso carne y hueso, y poseen esa cualidad de forma permanente. Y estuvieron, porque existieron, se encontraban en el lugar donde se celebraba el partido, permaneciendo allí hasta que concluyó. Aparte de ser y estar, los jugadores de campo de la Ponferradina no aportaron más méritos para ganar el partido, ni siquiera cuando jugaban contra nueve jugadores. Mención aparte merece su portero, que fue un coloso, y al que casi con toda seguridad veremos fallar estrepitosamente las próximas jornadas, contra otros rivales que no seamos nosotros.

El Murcia puso el juego y las ocasiones entre los charcos, aunque también los dos errores tontos que casi siempre salpican nuestros partidos. En este caso, una patada suelta de Acciari en el área que provocó el penalti a los tres minutos de partido, y la expulsión del prometedor pero acelerado Truyols, al que en verano, tras un amistoso, un amigo definió como "una especie de Sergio Ramos, para lo bueno y para lo malo". Hasta seis ocasiones clarísimas tuvo el Murcia para empatar el partido, pero allí donde el césped estaba seco, aparecía de pronto un charco imposible para frenarnos. Allí donde el portero nunca llega, contra nosotros llegó. La lesión de Mauro justo después de hacer el tercer cambio fue la mueca final, la confirmación de que para que este equipo se salve va a tener que apuñalar minotauros y dragones de siete cabezas.

Al menos, el brillante comentarista de Teledeporte alimentó nuestras ilusiones sobre Eddy con fundamentos futbolísticos, y fue el primero en definirlo como un "centrocampista box to box", es decir, que va de área a área con poderío. Eddy sigue mejorando, y las mariposas que solían posarse en su lomo con total parsimonia cada vez tienen más miedo de hacerlo.

Real Murcia: Casto; Molinero, Truyols, Mauro, Álex Martínez (Malonga, min. 69); Acciari (Dorca, min. 52), Toribio; Iván Moreno (Wellington Silva, min. 59), Eddy, Saúl; y Kike García.
Goles: 1-0. m.4: Yuri. 2-0. m.85: Acorán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada