No nos obligues


«Él creyó todos aquellos sueños de libertad. Sabía que debía detenerla, o se marcharía para siempre. Así que le ató un cencerro al tobillo, para poder oírla por la noche si intentaba huir.»
Travis, 'París, Texas' (Wim Wenders, 1984)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada