Carta abierta a los seguidores del Xerez CD


Antonio Martínez (@romflao)

Ayer se conocía la noticia de que un juzgado ordenaba la liquidación de la SAD Xerez CD.

El club ha salido al paso explicando que aún queda un último recurso ante la Audiencia Provincial.

Si llegara el momento en que se decreta el final del Xerez CD espero que ningún xerecista ni aficionado al fútbol modesto llore por él.

Que nadie ensucie su memoria con lástima y comentarios condescendientes, el Xerez CD habrá caído de pie, luchando contra todos y contra todo hasta el final, cosa que no se puede decir de otros que se venden por una migaja de derechos televisivos o que por miedo al jefe supremo tragan con todas las corrupciones del duopolio y lo que rodea al fútbol profesional.

Me repugnarán los artículos en diarios deportivos nacionales lamentando su muerte cuando en vida no hicieron nada por él ni por otro ningún club de España (salvo dos), ellos que han contribuido a la desaparición real de todos los clubs.

Espero que los xerecistas, al día siguiente de ser oficial la liquidación de la SAD, salgan a la calle con sus camisetas azulinas, se reúnan para alquilar un campo de fútbol, concierten un partido con cualquier club de cualquier división y jueguen.

Que jueguen con el escudo del XCD y con el nombre del Xerez CD, no con el de Atlético Xerez ni Xerez Accionariado Popular ni ninguno otro que no sea, con orgullo, el de Xerez CD.

Y que al fin de semana siguiente vuelvan a jugar contra otro equipo.

Y que los jerezanos acudan y animen.

La sociedad mercantil no podrá competir oficialmente ni ser inscrita en ningún torneo regional o nacional.

¿Y?


Pues eso.

Los sentimientos están por encima de cualquier legajo administrativo.

Si los xerecistas quieren, su club jamás desaparecerá. Las deudas, obligaciones y todo el mal que pudo hacer la sad  a otros  es culpa de sus administradores, de la ley del deporte que nos arrebató los clubs a los socios para dárselos a empresarios que hicieron dinero con ellos.

Que jueguen.

Que cada domingo a las cinco haya once, catorce o veinte jerezanos preparados para saltar al campo, todos con la camiseta azul, el pantalón blanco, el escudo histórico y el nombre.

Mientras ocurra eso seguirán viviendo Pombo, Maritay y Pepe Agar.

Seguirá el cielo de Tánger recordando aquel gol de Perea. Y las tardes del Domeq y Chapín valdrán más que todos los títulos amañados y sin honor del fútbol profesional.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada