#SOSRealMurcia


Luis María Valero (mondo_moyano)

Real Murcia, 1; Talavera, 0
La desconfianza es un camino del que difícilmente se regresa, y que se recorre a solas. Entregas tu confianza a alguien, descorres todas las cortinas, y a cambio, cuando menos te lo esperas, recibes una hostia. Entonces corres nuevamente las cortinas, medio confuso y medio avergonzado. Ese proceso se repite unas cuantas veces, y cuando te quieres dar cuenta has comenzado a dar pasos por una senda de recelo sin vuelta atrás, y has construido un escudo protector ante toda promesa, ante todo asomo de ilusión. La parte buena: guardas las distancias y ya no recibes más hostias.  La parte mala: todo se vuelve más frío, menos humano. Confiar incondicionalmente es más sano, más cálido, está más relacionado con la vida y con la pureza, pero gracias al Murcia hemos desaprendido esa lección. Aún hoy me cruzo por la calle con conocidos que han ocupado los despachos de este club y en la conversación forzada retrocedo dos pasos sin que se den cuenta: uno-dos y me alejo un poco. Accedo a la charla protocolaria pero intento no ponerme a tiro, siempre estoy temiendo una nueva hostia, somos ya como esos perros que han sido apaleados por la maldad humana y tiemblan si te acercas a ellos, aunque sea para acariciarles. La hostia de los Gálvez ha sido verdaderamente terrible: se sitúa muy alto en los rankings históricos, y realmente aspira a convertirse en la hostia final. Lo que más desmoraliza es lo burdo de la maniobra, y que su autor sea alguien que finalmente demuestra ser exactamente lo que pareció desde el primer momento. Pero al fin y al cabo siempre se nos dio bien creer. Se pedía de nosotros un acto de fe, y ésa ha sido precisamente nuestra especialidad histórica. Es posible que el trastorno de nuestra percepción esté ya muy enraizado, o es posible que hayamos jugado a autoengañarnos, por comodidad. La consecuencia de todo esto es una desconfianza salvaje, irracional, que se multiplicará de ahora en adelante y que salpicará también a aquellos que seguramente no lo merezcan, como la Plataforma de Salvación del Murcia. Sí, sí: una mayoría de hombres justos, una voluntad encomiable. Pero cómo sé que no hay entre vosotros quien también quiere su cuota de migajas: detectadlos y aniquiladlos. Cómo sé que no hay entre vosotros quien ya está prometiendo puestos imaginarios: detectadlos y expulsadlos. Cómo sé que no hay quien sólo está posicionándose para encabezar un futuro (y barato) pseudoMurcia: detectadlos y alejadlos. "El hombre es bueno por naturaleza", dijo Rousseau, porque nunca fue del Murcia.

Cuando el partido comenzó y nuestros jugadores se quedaron quietos durante medio minuto para protestar por los impagos, el Murcia tocó techo en el piso que está justo debajo del piso en el que tocó fondo hace tiempo. Fue un gesto de dignidad y de orgullo, pero a mí me venció el pudor, y durante esos 30 segundos clavé la mirada en el suelo, arrasado. Cuando la levanté, Maestre peinaba sin saltar un córner que hizo olvidar todo lo anterior: la protesta de los jugadores, los menosprecios de Gálvez, la indignación porque esta vez ni siquiera ha habido disimulo en la mofa hacia nuestro viejo club. Todo se había sepultado momentáneamente: los jugadores del Murcia se abrazaban, cero nóminas cobradas, y parecían felices. Sería muy doloroso para ellos vivir lo que están viviendo con otro escudo en su camiseta, porque el nuestro está en máximos históricos de cariño. Nunca tanto afecto, y nunca de tanta calidad: no es algo que vaya a solucionar nada importante, pero abriga. Por eso desde este final de crónica sólo quiero dar las gracias a todas y cada una de las personas de Murcia y del resto de España que esta semana han demostrado que no da lo mismo que este club se muera. La atalaya de la desconfianza y del escepticismo es muy cómoda, pero la grandeza está en jugársela, y en seguir sintiendo, pese a todo. Gracias por recordarnos esa vieja lección. #SOSRealMurcia

Real Murcia: Mackay; José Ruiz, Hugo, Charlie Dean, Nahuel; Maestre, Corredera, Pena (Juanma, 76'), Josema (Julio Delgado, 70'); Aquino y Curto (Manel, 63'). 
Goles: 1-0 (Maestre, 16').

No hay comentarios:

Publicar un comentario