El puto Murcia

                                                                                 Foto: Ana López
Atlético Astorga, 0; Real Murcia, 2
Hubo cincuenta murcianos en Astorga, todos a la vez. La oportunidad de acompañar al Murcia en un sitio como Astorga era única e irrepetible, primera y última vez que la tendremos, y esa urgencia la supieron detectar cincuenta murcianos, esa perspectiva histórica la tuvieron. Hablamos de individuos que no sólo pensaron Astorga hace semanas, sino que además transformaron ese pensamiento en un hecho y realmente se plantaron este sábado en Astorga. Sorprendieron así a no pocos familiares que estaban convencidos de que ese pensamiento no llegaría nunca a nada, convencidos de que a Astorga no, de que a Astorga en ningún caso. Pero a Astorga sí.

Yo imaginaba un recibimiento coral: muchas persianas bajándose a la vez, niños huyendo disparados a sus casas sin recoger siquiera la pelota con la que estaban jugando, ancianas improvisando rutas alternativas para su paseo al toparse con el enjambre. Pero no. Tras su llegada a Astorga, los desplazados empezaron a publicar fotos que habrían emocionado hasta a un asesino en serie: bufandeos conjuntos con aficionados rivales, rondas pagadas en los bares y charlas risueñas con veteranos del pueblo. Una coexistencia feliz, una alianza de civilizaciones. Y de qué hablaron los murcianos con los astorganos, eso no lo sé, quizás simplemente del tiempo, quizás de los Panero, o quizás sobre el milagro de que ellos y nosotros compartamos mismo país y, aún más importante que eso, mismo grupo de Segunda B.

El invierno se clausuró oficialmente hacia las dos de la tarde del sábado, cuando @NumerosGrana publicó en twitter las fotos de un cocido maragato que parecía dos cosas a la vez: el principio de la risa y de la vida, y el principio del dolor y de la muerte. Hablamos de un cocido en tres tiempos: primero te sirven la carne, luego las verduras y luego, si sigues moviéndote, la sopa. A cuántos devolviste la vida, cocido maragato, y a cuántos se la arrebataste. Cuántas almas tienes sobre tu conciencia, cocido maragato. Esas fotos aún fueron invierno, y de hecho lo más profundo y lo más profundísimo del invierno, pero a partir de ahí, manga corta, días largos y faldas menguantes.

La primavera arrancó con el partido de fútbol, y arrancó perezosa: en la primera parte nos costaba todo mucho, estábamos agarrotados, como si nuestros jugadores hubieran comido lo mismo que NúmerosGrana y tuvieran que pagar por ello entre estertores, centrados en sobrevivir. Ellos más sueltos, merodeando más, transmitiendo la sensación de que se habían saltado los dos primeros platos del cocido y habían ido solamente a por la sopa; nosotros agarrados a lo que inventaba Javi Flores y pasando más tiempo del previsto metidos en nuestro campo. Los astorganos apretaban, el árbitro nos masacraba a tarjetas, los ríos mugían. Un partido con una pinta terrible, terrible. 

Luego, en la segunda parte, el caos de las expulsiones nos sentó bien y terminamos de hacer la digestión. Acabamos con un centro del campo lírico, puro talento, lo que unido a la conexión asturciezana de Carlos Álvarez e Isi, espantó los fantasmas. "El puto Murcia", ése fue el sintagma nominal más usado en Oviedo hacia las siete menos diez de la tarde, cuando todos brincamos y chillamos de alegría, cuando el Real Murcia volvió a llevarse un partido en el último minuto, otra vez con gol de Carlos Álvarez, tras asistencia de ese ciezano con pinta de danés que vamos a empezar a ver más a menudo. "El puto Murcia y su suerte". "Me está cansando ya el puto Murcia", todo eso decían. Y me parece comprensible, y lo digo yo también. Porque es tremendo lo del puto Murcia, que lleva 54 puntazos en 27 jornadas tras lo de este verano, que te arrastra cincuenta tipos a Astorga y que es capaz de provocar en los cincuenta tipos emociones de ésas que van directas a primera clase, a la élite de las emociones. Es que fue a Astorga y ganó en el último minuto. El puto Murcia.

Real Murcia: Crespo, Jose, Jaume, Prieto, Pumar, Acciari, Armando, Rubén Sánchez (Isi, 56'), Flores (Arturo, 84'), Jairo y Gerard Oliva (Carlos Álvarez, 70').
Goles: 0-1. Carlos Álvarez (89'). 0-2. Isi (91').
Luis María Valero  @Mondo_Moyano  torremendolliure@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada