Dentro de veinte años


Linares, 0; Real Murcia, 1
Nadie sabe todavía que Carlos Álvarez hizo una parada milagrosa en el descuento que aseguró la victoria en Linares, pero dentro de veinte años lo sabrán. Hay que tener paciencia, hay que esperar que la tradición oral haga su trabajo e incorpore esa parada a la historia. Hoy, esa parada no existe. Dentro de veinte años existirá. Todo empezará con una duda: alguien que hoy tiene 50 años y está lleno de certezas, dentro de veinte años tendrá setenta, y la duda se abrirá paso en él como algo natural. "Pero entonces... Expulsaron a Fernando, no nos quedaban cambios, Carlos se puso de portero y... ¿Después? Ellos tuvieron una, ¿verdad? Sí, sí, un tiro desde fuera del área, un misil que iba directo a la escuadra. Y Carlos se estiró, a mano cambiada, y la rozó con la punta de los dedos para desviarla a córner cuando todo el estadio estaba ya en pie para cantar el gol del empate. Era el minuto 95, y el árbitro ni siquiera permitió que se sacara el córner. Pitó el final. Carlos Álvarez, nuestro máximo goleador, hizo la parada que salvó los tres puntos de un partido del Murcia en Linares. Sí, me suena que es así como pasó". Y nadie tendrá argumentos ni valor para discutir esa teoría, que se extenderá y se reproducirá en otros labios, porque a muchos que hoy tienen certezas les asaltarán también las dudas. Y qué es el fútbol, sino algo a mitad de camino entre la realidad y la ficción. Quién podrá negar esa parada de Carlos, quién podrá jurar que esa parada no se produjo. Y quién puede negar que esa parada existe ya hoy, que se ha producido, y que no hay que esperar veinte años. 

Real Murcia: Fernando; José Ruiz, Hostench, Tomás Ruso, Armando, Sergi Guilló, Rafa, Arturo (Isi, 53′), Germán (Sergio García, 82′), Azkorra (Fran Moreno, 68′) y Carlos Álvarez.
Goles: 0-1 (Armando, 82')

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada